Sennheiser te cuenta la historia de los auriculares (y sus orígenes te van a sorprender)

Nacidos en el siglo XIX para usar en la telefonía de aquellas épocas, comenzaron su despegue tecnológico en la tristemente célebre Alemania de los años 30. Dedicale unos minutos a conocer más sobre estos amigos de nuestros oídos.

Image description
Image description

Los auriculares se convirtieron en una parte esencial de nuestras vidas, acompañándonos en una amplia gama de actividades, desde el ejercicio hasta la inmersión en el mundo de la música y los podcasts. A lo largo de los años, hemos sido testigos de una transformación en la tecnología de auriculares.

En sus inicios, los auriculares eran grandes y conectados por cables a dispositivos como telégrafos y radios. Eran lejos de ser portátiles y cómodos. El reconocimiento como creador de los auriculares se le atribuye al inventor estadounidense Nathaniel Baldwin en el año 1910. Baldwin nunca patentó su invento, considerándolo en su momento de poca relevancia.

A pesar de su modesto comienzo, en la década de 1920 comenzaron a adentrarse en la industria musical, principalmente en estudios de grabación y estaciones de radio, aunque ofrecían un sonido débil y no contaban con el estéreo. 

Evolución sonora

La evolución sonora de los auriculares comenzó en 1937 con Beyerdynamic, quienes desarrollaron los primeros auriculares dinámicos.

En 1958, John Koss y un ingeniero innovaron al incluir audífonos en un fonógrafo, atrayendo la atención de personalidades como Tony Bennett. Y en el año 1968, Sennheiser lanzó los primeros auriculares abiertos del mundo, el HD 414, cuya calidad sigue siendo relevante hoy en día. 

Un antes y después

El verdadero punto de inflexión llegó en 1979 con la introducción del Walkman, que hizo que la música fuera portátil y accesible para todos. Los auriculares se volvieron más livianos y compatibles con varios dispositivos, revolucionando la experiencia de audio.

La década de 1980 trajo la tecnología de cancelación de ruido, permitiendo disfrutar de un sonido de alta calidad en entornos ruidosos. En 1991, los audífonos electrostáticos Orpheus de Sennheiser se destacaron por su calidad de sonido.

Con la llegada del nuevo milenio, los auriculares se volvieron más pequeños y aislantes, adaptándose a las preferencias de los usuarios. En 2008, se introdujo la cancelación de ruido digital, y los auriculares más grandes volvieron a estar de moda gracias al rapero Dr. Dre.

Aparecen los inalámbricos

En 2011, los auriculares surround 3D llevaron la experiencia auditiva al siguiente nivel, y en 2016 surgieron los primeros auriculares inalámbricos, más compactos.

En 2022, Sennheiser lanzó Momentum True Wireless 3, con cancelación de ruido activa  (ACN), controladores dinámicos avanzados y opciones en el software para definir el audio gracias a Sound Personalization.

Hoy en día la búsqueda de la perfección en la experiencia auditiva no se detiene y aún promete novedades.

Los auriculares del futuro

Mirando hacia el futuro, se esperan avances en la carga inalámbrica, la duración de la batería y la cancelación de ruido activa. La conectividad mejorada, el emparejamiento simplificado y la integración con asistentes virtuales ofrecerán un control sin precedentes. Además, el diseño personalizable y la comodidad serán prioridades, junto con una menor latencia.

La pregunta que queda es qué más nos depara la tecnología en el mundo de los auriculares y si seguirá sorprendiéndonos con innovaciones futuras. Los expertos tienen la última palabra en esta emocionante evolución de la experiencia auditiva.

Tu opinión enriquece este artículo:

Potencia, diseño y colores: comienza la venta del edge 50 ultra y los moto buds

Ya se comercializan en el país el actual flagship de Motorola fabricado en materiales llamativos que incluyen madera auténtica de bosques con certificación FSC para preservar la biodiversidad, además de cuero vegano y el color Pantone del Año, Peach Fuzz. También llegaron los auriculares que cuentan con un sistema de sonido certificado Hi-Res Audio con calidad de estudio.